La construcción de la identidad personal

 

Si recuerdas la película "Blade Runner" en ella, al final, se puede ver que uno de los replicantes (aunque tienen aspecto humano son máquinas de la ingeniería genética) salva la vida del protagonista, "in extremis". Este replicante parece mostrar algunas cualidades propiamente humanas, como la compasión, el miedo a la muerte y el deseo de seguir viviendo y no terminar su proceso vital programado, que sabe será  inmediato, atendiendo a las reglas de sus diseñadores humanos. Por supuesto que un  robot no puede tener sentimientos pero su comportamiento es tan sorprendente que hace que Harrison Ford, el protagonista, se pregunte por el verdadero significado de esa acción y llegue a la conclusión de que se hace las mismas preguntas que un ser humano: de dónde venimos, quién nos ha creado, a dónde nos dirigimos... Sobre este y otros aspectos va a tratar este tema: sobre el hecho de convertirnos en personas y sobre el logro de una identidad propia en el seno de la sociedad en que vivimos.

 

1) Mente, cuerpo y persona

 

 

 

 

 

 

 

¿Cuál crees tu que es la teoría más adecuada? 

 

 

 

 

 

 

El monismo material reduce el pensamiento al cerebro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto:

"El éxito de los placebos revela el poder de la mente"

 

 

Para empezar...           

Los conceptos de materia y espíritu o cuerpo y alma se replantean en la filosofía actual en términos de las relaciones cerebro-mente. En principio, la relación entre ambos plantea estas posibilidades:

a) que mente y cerebro son lo mismo (identificación) 

b) que el cerebro es la causa de la mente, de nuestros pensamientos. 

c) que la mente es una instancia de carácter superior que hace uso del cerebro para sus fines 

 

..algunas teorías explicativas...   

sicamente hay tres posturas: una que tiende a identificar cerebro y mente, llamada monismo; otra que los diferencia, el dualismo; y, por último, hay una tercera que trata de superar estas diferencias y plantea una nueva perspectiva. Veamos brevemente cada una de ellas. 

 

A) MONISMO: reduce un elemento al otro. Si lo material (el cerebro) se reduce a la actividad psíquica tendremos el monismo mental; si, por el contrario, es lo mental lo que queda diluido en la parte material hablaremos de monismo material. Pero dentro de éste último no todos tienen la misma concepción sino que hay que distinguir entre el reduccionismo fisicalista y el reduccionismo emergentista. Para los fisicalistas los procesos mentales se reducen a procesos físicos o neurofisiológicos. Para ellos el cerebro viene a ser como un ordenador, muy complicado, eso sí, fruto de la evolución biológica. Esto ha hecho que algunos autores hayan hablado de monismo cibernético para referirse a los fisicalistas. Los emergentistas no son tan reduccionistas, pues no reducen lo mental a lo físico, sino que lo mental surge (emerge) de ello, de lo físico. Utilizan el concepto de sistema como modelo explicativo del cerebro y distinguen entre lo que llaman propiedades resultantes, aquellas que posee algún integrante del sistema, y propiedades emergentes, aquellas que las posee el sistema en sus conjunto y sólo él. Y son estas cualidades emergentes, la base de la creatividad y plasticidad del cerebro. El concepto clave aquí es el de totalidad, que es lo que supone el sistema.

 

B)DUALISMO. Tiene una gran tradición entre la filosofía idealista de Platón a Descartes. Para ellos cuerpo y alma, cerebro y mente, son entidades bien diferenciadas. Descartes habló de sustancia pensante para referirse al alma (la mente) y sustancia extensa para referirse al cuerpo (la materia). Dos realidades completamente distintas. La superioridad del alma queda reflejada en la postura Bergson, máximo representante del vitalismo quien concibe la mente como un principio vital que supone un salto cualitativo en la evolución. Hay una teoría, dentro del dualismo, llamada interaccionismo que defiende la cooperación necesaria de dos elementos, el "si a conciencia, cualidad humana por excelencia.mismo" (la mente) y el cerebro, en los procesos de vitales. Hay una interacción entre lo físico y lo mental que es la base de la propia conciencia, cualidad humana por excelencia   

 

C)SUPERACIÓN DE MONISMO Y DUALISMO. Finalmente ha habido científicos y filósofos que ha defendido una postura diferente; en cierto modo, buscando un punto de integración, para superarlas, de ambas posturas. Así, Popper, cuya teoría puede ser calificada de interaccionismo emergentista, hizo una distinción entre 3 mundos: Mundo 1, que sería el mundo físico, material, observable; Mundo 2, formado por estados de conciencia y experiencias subjetivas, entre otras (un recuerdo, por ejemplo); y Mundo 3, que es el de los productos de la mente humana en su larga trayectoria: conceptos, teorías, leyes, mitos, etc. Una idea más reciente es la del español Laín Entralgo, para quien el cerebro es una estructura dinámica, es decir, abierta, adaptable y flexible, que gobierno todos los procesos vitales. 

 

 ...y para concluir, una ojeada a lo último.                                

Más allá de la validez de estas teorías en los últimos tiempos se está abriendo paso una perspectiva bastante novedosa y hasta radical: el estudio de la psicosomática. No sé cuántos de vosotros habréis elegido la opción c al principio, que era la más atrevida. Eso de que la mente puede dominar al cerebro suena raro. Pues las últimas investigaciones en psicosomática van por ahí. Psicosomática (de psique, mente, y soma, cuerpo) es el estudio de las relaciones de interdependencia entre los procesos físicos y los mentales. Interrelación y dependencia mutua. Pero lo sorprendente es que al profundizar en esta relación la mente se ha revelado con un poder de dominio sobre el cerebro verdaderamente asombroso. Han surgido dos nuevas ramas del conocimiento, la psiconeuroendocrinología y la psiconeuroinmunología, que dan fe de ello. Han mostrado cómo la mente es capaz de controlar desde el sistema inmunitario hasta la anorexia. Aquello de que cuando estamos bien es más difícil que enfermemos y por contra, cuando estamos deprimidos somos presa fácil de las enfermedades. Esto era aceptado por todos como algo normal, pero es la primera vez que la ciencia lo investiga. El hecho de que el estrés provoca enfermedades no creo que sea un descubrimiento, pero lo es que se tome la ciencia en serio estas investigaciones. Todo esto se relaciona con la capacidad de autosugestión y el efecto placebo y el modo en que puede ser decisivo para la curación de enfermedades. Es el gran poder de la mente. 

Arriba

2) El sujeto y la conciencia

 

Fíjate bien que para ser humano necesitamos pasar de ser objeto (cosa) a ser sujeto; de ser algo (cosificación) a ser alguien; de preguntarnos qué soy a preguntarnos quién soy: en esto consiste ser persona. Esquemáticamente:

 

Objeto

Algo

Qué (soy)


COSA

Sujeto

Alguien

Quién (soy)


PERSONA

 

Es una transformación que vuelve a poner de relieve la dicotomía entre cuerpo y alma o cerebro y mente. La dimensión humana se mide  precisamente por la capacidad de preguntarse y reflexionar sobre sí mismo. Es lo que de un modo un tanto abstracto se llama autoconsciencia. La autoconsciencia es la capacidad que los tenemos los humanos de reconocimiento de algo, de darnos cuenta (percatarnos) de nuestra situación o de cualquier cualidad de la realidad  tanto externa como interna. Esto incluye un aspecto fundamental como es el de la conciencia moral, la capacidad de obrar adecuadamente en base a la distinción entre el bien y el mal.  En realidad la autoconsciencia, como puedes ver, se puede asimilar a conciencia (o consciencia), aunque literalmente significaría conciencia propia. En definitiva, puesto que el ser humano es un sujeto, tiene conciencia y por ello es persona.  

Arriba

3) Concepto de persona

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto de Kant:

"La persona como fin en sí misma"

 

Origen del concepto...                                                     

Es un concepto de origen griego que significa “máscara”, y que alude a los papeles que los actores representaban en las tragedias clásicas. De ahí deriva personajes (actores). La filosofía atribuye a un filósofo del S. IV llamado Boecio la doble definición de persona como sustancia individual y como naturaleza racional. Individualidad y racionalidad aparecen pronto como dos rasgos que seguirán siendo considerados básicos para definir a la persona. Individualidad como autonomía responsabilidad de nuestros actos y racionalidad cualidad esencial del ser humano. 

 

El concepto adquirió con Kant una mayor precisión, al significar el rasgo distintivo de los humanos como la capacidad de libertad y autonomía para dotarse de leyes morales no deterministas, como ocurría en la naturaleza. El ser humano basa su dignidad en sus cualidades morales, en su libre albedrío en su voluntad autónoma para decidir sobre sus actos. La moralidad es el reino de la libertad frente a la naturaleza que lo es del determinismo.  

 

El personalismo

El concepto adquirió una nueva dimensión con la corriente filosófica conocida como Personalismo. El punto de partida es que los humanos son la combinación de cuerpo y alma, materia y espíritu, cerebro y mente. Es ambas cosas a la vez. Su principal representante fue Mounier quien de la mano de otra corriente filosófica llamada Fenomenología estableció la intencionalidad como un rasgo distintivo nuestro. La intencionalidad nos permite decidir sobre las acciones, por lo que es un componente importante de nuestra humanidad. La intencionalidad permite abrirnos al mundo y la realidad y nos libera de la parte natural mas determinista. Por eso podemos cambiar y decidir lo que hacemos en un momento dado. No estamos programados por la genética, por la naturaleza de un modo tan rígido como los animales. Mounier  estableció un concepto llamado “entre” relacional, fuente de la comunicación interpersonal, de las relaciones yo-tu. 

 

Los personalistas resumen los rasgos de la persona en estos: a) Existencia encarnada, que significa que somos de carne y hueso pero poseemos intimidad y apertura al mundo; b) comunicación porque los “otros” no son mis enemigos (no son el infierno, como dijo Sartre) sino la condición necesaria de mi humanidad, al permitirme crecer y enriquecerme, a partir de la interacción yo-tu; c) libertad condicionada que es la que nos permite comprometernos, al ser como una propuesta y una posibilidad; compromiso como rasgo que se adquiere en la relación con los otros y su humanidad; capacidad crítica para decir no y mejorar; dignidad la no subordinarse a las cosas materiales; y proximidad y amistad, pues al vivir en sociedad se relaciona con los seres más cercanos para su realización.

4) Formas de agrupación social

¿Conoces algún título de la literatura o del cine donde aparezca gente que ha vivido aisladamente, en islas desiertas o similares?

 

 

 

 

Actividad:

Señalar ejemplos de las 4 formas de agrupación social en las que podemos encontrarnos diariamente 

 

Los humanos tenemos una dimensión esencial que es la sociabilidad, como ya demostrara Aristóteles. Nacemos dentro de ciertos grupos sociales que van a ser algo así como el molde en que nos vamos a desarrollar: nacemos en una familia dada, en un barrio determinado, en una ciudad y no en otra, en un país, etc. Y es en el interior de esos grupos que vamos a desarrollar nuestra identidad. Probablemente somos más un producto social y cultural que natural. ¿Te has parado a pensar que el nacer en un sitio o en otro es puro azar? ¿Te has imaginado alguna vez que hubiera ocurrido de haber nacido en otro país u otra familia? ¿En este caso sería muy distinto? Bueno, interculturalidad se da en otro tema y no vamos a desarrollarlo aquí, pero puedes ir pensando en esas preguntas. Así pues, la identidad personal, el quién soy se va construyendo en la sociedad de una manera que es como una interacción o, mejor, una dialéctica, entre presiones diferentes basadas en la singularidad de cada uno, su identidad personal, y las presiones del contexto/molde, las del entorno social. Al final todos alcanzamos una identidad social, fruto de esta dialéctica. Después de todo, los seres humanos nacemos como seres asociales, como decía M. Weber,  y es en el seno de la sociedad que nos convertimos en sociales. Algo que se produce mediante la socialización que definiremos después.

Se suele distinguir en la sociología entre diferentes formas de agrupación social, al menos entre estas:

 

a) Masa: es nivel menor de interacción y comunicación; en ella nos perdemos y somos como un número (la imagen de un rebaño puede ayudar a entenderla).

 

b) Comunidad de intereses: la unión aquí se basa en los intereses compartidos por unos individuos. Se da un nivel de co-responsabilidad y de objetivos (una ONG o federación deportiva, son ejemplos).

 

c) Sociedad: se comparten intereses pero no objetivos o actividad. La vinculación lo es por contrato, base de las normas o reglas sociales y jurídicas que regulan nuestra pertenencia. 

 

d) Comunidad de vida: concepto muy reciente y acertado que supone el nivel de sociabilidad más alto pero respetando la libertad y basado en la tolerancia, ya que su pertenencia es voluntaria. Se comparte simplemente las ganas de querer vivir juntos, sentir y pensar juntos. La confianza mutua y la amistad son su base. 

Arriba 

5) Socialización 

Texto de Berger: " El aprendizaje de normas sociales"

 

 

 

 

 

Texto de G.M. Mead:

"Yo y Mi como fases necesarias de la persona"

 

 

 

 

 

 

Texto:

"La socialización primaria" 

 (Berger y Luckmann)

Pasa el ratón por encima y verás otro tipo de socialización muy diferente

 

 

El modo en que nos integramos y adquirimos una identidad social es la socialización. Recuerda que nacemos asociales, y dentro de la sociedad adquirimos hábitos de conducta, normas y reglas de comportamiento que nos convierten en seres sociales. La socialización nos introduce en la sociedad y el peaje que pagamos por ello es la adopción de sus formas y normas de conducta: leyes jurídicas, reglas morales, normas de convivencia, etc Se suele distinguir entre dos tipos de socialización, la socialización primaria y la socialización secundaria. No obstante es la primaria la más importante, porque es la primera y básica.  

 

Socialización primaria                                                       

¿Cómo se realiza el proceso de socialización? El modo en que se realiza esa socialización es a través de aquellos espacios sociales o moldes de los que hablábamos, llamados agentes sociales, como la familia, la escuela o el estado. Durante la infancia, los niños se apropian de los roles actitudes y valores de las personas que les importan (padres, hermanos, maestros, amigos  y se identifica con ellos. Es el primer paso hacia la identidad. Los niños no sólo aceptan los papeles sociales (roles) de estas personas sino el mundo que representan. La socialización implica la interiorización de roles. Un proceso que va desde lo concreto a lo general. Se pasa de “Mamá esta enfadada conmigo ahora” a “Mama se enfada conmigo porque no le presto los juguetes a mi hermano”. Y a medida que “otros significativos” (padres, abuelos, hermanos, etc) apoyan la actitud negativa de la madre, la actitud generalizada se extiende, y al generalizarse se convierte en norma. El proceso de socialización primaria es más que un acto cognitivo, es vivencial y emocional, es la base de la identidad. G.H. Mead, a diferencia de Freud, cree que la imitación es un proceso fundamental en la socialización infantil. Por ella los niños adoptan el papel del otro. Lo conduce del Yo individual al Yo social: el Mi. Y la consecuencia de este Mi es la autoconsciencia: verse así como le ven los otros. Según Freud sería en la fase edípica cuando el niño desarrolla esta autoconsciencia. Y a los 8 o 9 años se da otra etapa de aprendizaje o desarrollo: el Yo generalizado. El niño pasa de imitar acciones (hacer la comida como mamá) a adoptar el papel de adulto (ser mamá). Es la adquisición de normas y valores de su cultura. De este modo la socialización convierte a un individuo en un ser social. 

 

Socialización secundaria                                                    

Es un proceso mediante el que se internalizan (interiorizan) submundos o realidades distintas al mundo base, fundamento de la socialización primaria. Es una segunda socialización realizadas a través de instituciones políticas, religiosas, laborales, etc. A diferencia de al socialización primaria, donde el niño no puede elegir ya que los patrones socializantes le vienen impuestos, en esta sí puede elegir los patrones y pautas que interiorizará o hará suyos Hay una menor carga emocional y se relaciona con la madurez. Pueden aparecer conflictos de identidad y coherencia con la socialización primaria al descubrir que la realidad paterna o familiar no es la única ni la mejor, surgiendo problemas de identificación con la familia.  Como puedes imaginarte los problemas de crisis y de identidad, muy propios a vuestra edad, tienen que ver todo esto. Es precisamente en la adolescencia y luego en la juventud cuando se producen las dudas de identidad con otras posibilidades sociales que pueden conducir bien a una resocialización, que ahora veremos o a una socialización secundaria. Normalmente la socialización secundaria se construye desde la primaria, no contra la primaria.   

 

Resocialización                                                                      

Es la interiorización de contenidos culturales, es decir, actitudes, roles y valores de una sociedad distinta a aquella en la que el sujeto se ha socializado. Puede ser fruto de un cambio radical de sociedad. Tiene, por su fuerza y su carga afectiva, más similitud con la socialización primaria. Suele ser la consecuencias de momentos de crisis, de importantes conflictos sociales o culturales o choques generacionales. Un ejemplo es el ingreso en una secta donde las personas rescriben su biografía y el significado se su vida.  

Arriba